¿Cómo reaccionará mi cuerpo?

Entre otros, la serenidad, el bienestar y la paz interior son los primeros beneficios que suelen apreciarse tras la primera sesión de Osteopatía Biodinámica. Sin embargo, ésta es una práctica sutil pero muy potente a la vez (a nivel sensaciones y emociones) que se vive como una transformación personal en la que los participantes pueden pasar de situaciones limitadas por la acumulación de preocupaciones y desasosiego a un estado de confianza, paz y calma.

Debido a todo esto, a veces, tras alguna de las prácticas, pueden darse ciertas sensaciones que no son más que respuestas de nuestro propio cuerpo a los profundos cambios. Esto es una prueba evidente de que el cuerpo ha comenzado a hacer su propio trabajo allí donde lo necesitaba en ese momento. No quiere decir que esto ocurra siempre, porque cada persona es un Universo diferente.

Algunas de las reacciones más frecuentes asociadas a la práctica suelen ser cansancio, somnolencia o cierta perturbación emocional. Estas sensaciones son pasajeras y desaparecen en 24 o 48 horas, dando como resultado una sensación de mayor ligereza, bienestar y confort.
En caso de experimentar estas sensaciones “poco agragradables” después de la práctica de esta actividad, es recomendable no tomar ningún tipo de sustancia adicional y beber suficiente agua para ayudar a hidratar nuestro cuerpo. Ante estos casos, no hay que preocuparse, ya que es la muestra de que el cuerpo está trabajando para solucionar su antiguo desajuste gracias al mecanismo de reajuste inherente en él.

En pocos días, los cambios se asentarán y percibirás una sensación de estar revitalizado, equilibrado y sereno.

Muchas veces los cambios más profundos ocurren en el periodo entre sesiones y no directamente en el momento de la práctica.

Recuerda que el cuerpo se está moviendo todo el tiempo, se está ajustando todo el tiempo, por eso decimos que es Biodinámico, haciendo referencia al continuo movimiento de la vida. Y aunque la práctica tenga una duración determinada, no quiere decir que aquí termina el trabajo. No. Simplemente cambia de formato. En cualquier caso, el Trabajo continua. Como decía uno de mis Maestros más respetados:

“Nada tiene comienzo ni fin, simplemente se transforma” – Mike Boxhall.

Por eso, es importante cuidar nuestros hábitos (física, mental y espiritualmente) y también prestar mucha atención a todo lo que ingerimos y no me refiero sólo a lo que comemos, sino también a lo que oímos, lo que vemos, lo que pensamos, con quien nos relacionamos, etc. Porque en realidad tenemos una farmacia interna las 24h del día, 365 días al año.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies