¿Qué es la Osteopatía Biodinámica?

La osteopatía es un enfoque natural que abarca la Totalidad del cuerpo, desde las capas más condensadas hasta niveles de energías muy sutiles. La aproximación biodinámica (haciendo referencia al continuo movimiento de la vida) se basa en las propiedades de la Quietud Dinámica, el Aliento de Vida, la Potencia de la Marea y otras Leyes de la Naturaleza.
Reconoce el Bienestar como un conveniente estado de equilibrio entre todos los componentes (físicos, emocionales y espirituales), y al trastorno que lo aqueja (al cuerpo) como una pérdida de dicho equilibrio.

Además, fomenta que el cuerpo es capaz de organizar sus propias soluciones contra los desequilibrios, ya sean mecánicos, tóxicos, emocionales… Siempre que haya circunstancias favorables.

Según el enfoque de este Trabajo (Osteopatía Biodinámica), y partiendo de la base de que el cuerpo humano tiene la capacidad natural de auto-equilibrarse, pone su foco en sintonizar con esta tendencia latente. No se centra tanto en erradicar las manifestaciones de los trastornos, sino en la causa.

Nuestra única herramienta es la colaboración completa con el Mecanismo Vivo y su Intención en el Momento Presente. No se usa ningún tipo de fuerza exterior ni acción exterior. La única “acción” es el contacto con la Vida. El trabajo del osteópata consiste en la sincronización con la intención de la Marea, con el poder reorganizador contenido en la Quietud Dinámica y en la no limitación del proceso individual de la persona con la aplicación de conceptos e ideas del profesional sobre él. Sólo el Cuerpo sabe cuál es el Plan. El bienestar puede desplegarse plenamente cuando le damos un espacio infinito.

El método de trabajo que te propongo, y que te invito a que explores, tiene que ver con la escucha profunda de la Totalidad del Ser, sin juicios ni análisis; con sostener incondicionalmente desde el corazón a la otra persona; con ser tocado a un nivel profundo y delicado en ti (metafóricamente hablando), manteniendo el respeto hacia el cliente. Y dentro de esa escucha también tiene que ver con ser testigo de todo lo que el cuerpo tiene para revelarnos. Y no tiene tanto que ver con que sea el osteópata el que determine o juzgue lo que está sucediendo en ese momento, o lo que le sucede a la persona, o que ponga una etiqueta al trastorno con el que viene. Ya que en la grandeza y en la perfección de la creación (nuestro cuerpo), todavía interactúan muchas fuerzas que, todavía hoy en día, no podemos comprender en su total dimensión.

“El Trabajo que invito que hagamos durante tu visita es explorar qué es lo que somos más allá de lo que creemos que somos.”

A modo de ejemplo/paralelismo muy resumido, para que se pueda entender algo mejor:
Cuando nos hacemos un corte podemos observar como el cuerpo tiende a cicatrizar la herida por sí solo.
Pero, ¿qué sucede si nos rascamos constantemente en ese lugar? La herida no cicatriza, no da cerrado. La tendencia natural a cicatrizar está presente, está tratando de actuar, pero se encuentra con resistencias para realizarse.

Y no solo esto, hay muchas formas de rascarse los distintos tipos de heridas y de complicar la tendencia natural del cuerpo a restablecer su Bienestar, como las situaciones adversas por las que atravesamos, los traumas físicos o emocionales, los hábitos repetitivos en el tiempo, los patrones negativos de pensamiento y cualquier conflicto o experiencia traumática mal digerida. Todo esto puede dejar huellas, tensiones, residuos no asimilados o bloqueos que van acumulándose en el cuerpo a modo de sutiles resistencias que van modificando el funcionamiento y los ritmos naturales del propio cuerpo, entorpeciendo así la tendencia natural del mismo hacia la armonía y al auto-equilibrio.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies